“Seguiré echando una mano a Muskiz en todo aquello que sea posible”

Entrevista al exalcalde de Muskiz, Borja Liaño
Entrevista al exalcalde de Muskiz, Borja Liaño
Borja Liaño deja la alcaldía “con la satisfacción de ver que los compromisos adquiridos se han ido cumpliendo” y asume su nuevo reto profesional “con nueva ilusión y capacidad de soñar”
“Seguiré echando una mano a Muskiz en todo aquello que sea posible”

Borja Liaño ya había transmitido al partido que ésta sería su última legislatura. Tras recibir la propuesta para coordinar los nuevos planes estratégicos para la comarca, ha decidido adelantar su marcha. Ahora llega el momento de hacer balance de estos diez años al frente de Muskiz, de los que se lleva “la ilusión de haber podido atender a los vecinos y tener la oportunidad de hacer cosas que nunca habría imaginado”.

Después de diez años en el cargo y con la mitad de la presente legislatura aún por delante, ¿le ha sido complicado tomar la decisión de renunciar a la alcaldía?

Es cierto que estuve un par de semanas valorando el asunto y viendo si era el momento adecuado. Yo ya había comentado a las personas de mi partido que ésta sería mi última legislatura, que no tenía intención de repetir y que consideraba necesario que hubiera un nuevo ciclo. Teniendo en cuenta esto y la aparición de un nuevo reto profesional, ambientado también en lo público y de trabajar para la comarca, me ha parecido muy interesante asumirlo, siendo una oportunidad también para que alguien de mi equipo, en este caso, Ainara Leiba, asuma la alcaldía y continúe con ese trabajo que llevábamos encaminado. Siento nostalgia al pensar que han sido diez años muy bonitos e ilusionantes, pero es algo puntual, que sucede cuando tomas la decisión y haces recuerdo del pasado. Ahora surge una nueva ilusión y capacidad de soñar en otro proyecto. Me voy con la satisfacción de ver que los compromisos que adopté se han ido cumpliendo, incluso otros muchos que no tenía en mente, y que el trabajo que se ha hecho ha sido bueno para el municipio.

A finales de marzo anunciaste tu despedida de forma oficial en el Ayuntamiento, ¿de qué personas te has acordado en estas últimas semanas?

De mucha gente. Empezando por mi partido, EAJ-PNV, continuando por las personas que han estado a mi lado a lo largo de mis legislaturas, bien de mi partido o de otros con los que hemos hecho acuerdos, también de los vecinos, de los trabajadores municipales, de los que trabajan para el Ayuntamiento a través de contratas, etc. En definitiva, de toda la gente con la que he vivido el día a día. En lo personal, me he acordado mucho de mi ‘aitite’, que fue quien me transmitió esta ilusión de militar en política. No tuvo la ocasión de verme de alcalde, pero seguramente sería al que más ilusión le habría hecho de la familia.

Es momento de hacer balance de estos diez años. En el aspecto personal, ¿qué ha supuesto para ti ser alcalde?

Ser alcalde de tu pueblo es un orgullo que no se puede describir, porque te permite poner al servicio del municipio toda la capacidad de soñar que tienes en un momento determinado y he tenido la oportunidad de hacer cosas que nunca habría imaginado. También supone un desgaste personal, porque estás muy expuesto y genera que todo el mundo pueda hablar de muchas cosas, sean verdad o no. Pero me quedo con la ilusión de haber podido atender a los vecinos, a esas personas que estaban en una situación de vulnerabilidad y que han venido a pedirte ayuda. También queda la pena de no haber podido ayudar a todos. Al final en política no hay nada mejor que ser alcalde de tu municipio, colaborar en que mi pueblo haya ido a bien es una satisfacción enorme. 

¿Cuáles consideras los proyectos más importantes que se han logrado bajo tu mandato?

Desde el punto de vista social, entramos en un momento de crisis, con mucho desempleo, y una de las primeras medidas fue crear planes de ayuda a la contratación y planes de empleo. Evidentemente no se han solucionado los problemas de todo el mundo, pero hemos puesto nuestro granito de arena en ese campo. También hemos hecho apuestas importantes para atender a las personas en situación de vulnerabilidad. En cuanto a infraestructuras, me quedo con la unión de la Ferrería El Pobal con Kobaron a través de caminos naturales, el proyecto para unir la Playa de La Arena con Itsaslur, el ascensor panorámico, todas las medidas relacionadas con la movilidad, el boulevard de la carretera general y las instalaciones deportivas (como las pistas de pádel y tenis, la piscina de verano, la renovación de los campos de hierba artificial, la tribuna de El Malecón, etc). También han sido importantes la plaza de Kobaron, las mejoras a los accesos de Itsaslur o la remodelación de todas las zonas de juegos infantiles. Se ha trabajado y mejorado en muchos ámbitos.

¿Hay algún proyecto que se te haya quedado pendiente?

Me hubiese gustado estar hasta el final en lo referente al Plan General de Ordenación Urbana, en el que llevamos más de ocho años trabajando. Queda un año aproximadamente para su aprobación definitiva y me da pena no estar para dar ese voto final, pero me quedo con la satisfacción de que ese trabajo va a quedar finalizado y será la hoja de ruta de lo que debe ser Muskiz en los próximos 10 o 15 años. 

La renuncia a la alcaldía es para asumir un reto en los nuevos planes estratégicos que se pondrán en marcha para la comarca, ¿en qué consiste el proyecto?

Se trata de unos planes impulsados por el Gobierno vasco desde 2017 para la regeneración de las zonas más desfavorecidas, entre las que están la Zona Minera, la Margen Izquierda y Las Encartaciones. Hasta ahora se ha ido trabajando en grupos motores donde han participado ayuntamientos, diputaciones y Gobierno vasco, además de empresas privadas y publico-privadas, así como asociaciones de vecinos, clubes deportivos, entidades de igualdad, etc. Todo ese trabajo se ha puesto en común y han surgido estos planes estratégicos que tienen varios ejes tractores cada uno (infraestructuras de transporte, puesta en valor del patrimonio histórico, creación de un polo de la salud, el nuevo parque tecnológico de Abanto-Zierbena, descontaminación de suelos para instalar nuevas empresas, etc.). Mi labor será la de potenciar, impulsar y coordinar  cada uno de sus ejes (que deben ser impulsados por los diferentes departamentos públicos) para que no queden parados y salgan adelante, de modo que, de aquí a diez años, podamos ver unos mejores indicadores en varios aspectos, como por ejemplo, en la tasa de desempleo.

Después de tu marcha, el partido ha designado a Ainara Leiba como tu sucesora, ¿qué valoración haces de esta elección?

Es una persona de mi equipo y estoy convencido de que va a ser una gran alcaldesa. En la toma de posesión vi en el brillo de sus ojos esa ilusión que tiene por hacer bien las cosas. Para ser alcalde hay que tener ilusión, capacidad de soñar, ganas de trabajar y unos mínimos en cuanto a capacidades. Y Ainara va sobrada de todo ello. Me he ido con la tranquilidad de que sabía que en el equipo había gente que lo podía hacer bien. El partido ha optado por Ainara y es una gran elección.

Como conclusión, ¿qué mensaje te gustaría mandar a los muskiztarras?

Me gustaría darles las gracias por haberme dado la oportunidad de trabajar por y para mi pueblo. Ha sido un orgullo. Seguiré echando una mano a Muskiz en todo aquello que sea posible.

“Seguiré echando una mano a Muskiz en todo aquello que sea posible”