Las casetas situadas junto a la Playa de La Arena serán derribadas

casetas-playa-muskiz
Las casetas de la Playa de La Arena

El Gobierno de España quiere mejorar aún más la belleza paisajística de este paraje y recuperar toda la biodiversidad

Las casetas situadas junto a la Playa de La Arena serán derribadas

El Ministerio para la Transición Ecológica ha comenzado con los trámites necesarios para llevar a cabo una actuación en la Playa de La Arena consistente en la eliminación de las últimas construcciones que aún continúan en pie junto a la misma, es decir, las casetas de rayas rojas y azules que durante años han servido de vestuario y aseo para usuarios y socorristas. Estas fueron levantados a finales de los años 80 y se trata de tres bloques de madera y chapa, de una sola planta y unidos a través de pérgolas.

Además, todos los restos de hormigón que aún son visibles en la zona cercana a la playa, también serán definitivamente eliminados.

De esta forma, todo el paraje cercano a La Arena volverá a tener el aspecto que tenía hace medio siglo, prácticamente virgen, en beneficio de la mejora paisajística y de la recuperación plena de dunas, praderas, vegetación y marismas. Para compensar esta pérdida de servicios, se habilitarán dos nuevos edificios, algo más alejados. Uno de ellos estará en la zona peatonal, cerca de la parada de autobús, y se construirá desde cero, con una forma romboide. El otro, estará junto a la actual zona de restauración, y se aprovechará una instalación ya existente para ello. También se habilitará un pequeño paseo marítimo junto a él.

Inversión
Para todo este proyecto, el Gobierno de España destinará 1,65 millones de euros y, si bien aún no se ha establecido una fecha de inicio, una vez que arranquen las obras, éstas tendrán una duración estimada de un año.

Con estos trabajos se dará continuidad a la labor iniciada hace ya 15 años, cuando dejaron de funcionar los bares y restaurantes situados casi en primera línea de playa, procediendo después, previo paso por un contencioso judicial, al derribo de los edificios que albergaban dichas actividades.

También fue entonces cuando se comenzaron a construir las pasarelas de madera que, con el nuevo proyecto, seguirán extendiéndose en detrimento de las zonas de hormigón.

Las casetas situadas junto a la Playa de La Arena serán derribadas